Las abejas como señal de alarma

Ser Eco Ultimos Artículos
Abeja 1

Las abejas nos están sirviendo de referencia para darnos cuenta hacia donde vamos y nos han hecho reflexionar sobre el uso de pesticidas y plaguicidas. Estas compañeras de viaje del ser humano, que desde tiempos inmemoriales, son necesarias entre otras cosas, para la polinización, han venido sufriendo en Europa y de forma silenciosa, las terribles consecuencias del uso masivo de los pesticidas.

Si por otro lado, sumamos las consecuencias del cambio climático se completa un escenario que ha conseguido iniciar una especie de devastación que diezmando, su población ha logrado que más de un diez por ciento de su población, se encuentre en peligro de extinción.

La polinización es imprescindible para que las plantas que están en flor puedan producir las semillas y por tanto la continuidad de la vida. El intercambio del polen es fundamental para este proceso ya que ayuda además a obtener una mayor riqueza y diversidad genética para la producción de nuevas cosechas y para la mejora de su selección y calidad.

Como todos sabemos, la reproducción vegetal se produce cuando se traslada el polen de las anteras (parte masculina de una flor) hacia los estigmas (femenina). Miles de insectos al buscar alimento en el néctar de las flores, arrastran, trasladan y esparcen el mensaje genético enriquecedor, algunos de ellos como es el caso de las abejas a muchísima distancia.

Estas son altamente eficientes en la polinización gracias a que al tener el cuerpo recubierto de pelos, recogen y esparcen miles de pequeños granos de polen y algo muy importante, solamente lo hacen con una especie del mismo tipo de flor durante ese viaje.

Las abejas melíferas gracias a su gran laboriosidad, que les permite visitar miles de flores en un mismo día, recorren grandes distancias, potenciando su esparcimiento.

La polinización cruzada es decir, la que se traslada de una planta a otra cuando ambos sexos están en diferentes ubicaciones, es fundamental para poder obtener una gran variedad de plantas y arboles frutales. Por ejemplo, la producción de semillas híbridas a una escala comercial hace necesaria este tipo de polinización. Podría llegar a ser interminable la larga lista de beneficios que podemos obtener de nuestras compañeras las abejas y lo importantes que son para nuestras vidas.

La Comisión Europea esta intentando frenar sus consecuencias y está empezando a crear normativas que regulen o incluso prohíban el uso de productos químicos como plaguicidas.

Convencidos de que su protección, es vital para nuestra supervivencia, siempre hemos sido partidarios de potenciar los elementos pasivos para poder convivir con ellas.

Una sencilla pero eficiente contribución a esa convivencia, pasa naturalmente por tratar de minimizar al máximo los posibles riesgos, potenciando el uso de cortinas de paso y mosquiteras en nuestro hábitat para que por un lado estemos suficientemente protegidos y por el otro lado podamos contribuir a crear un ecosistema respetuoso con ellas ya que como vemos son fundamentales incluso para nuestro futuro como especie.

Sobre el autor

admin

Comentar